¿Cómo explicar la muerte a los niños?


La muerte de un ser querido o de una mascota es algo que muchas veces es inevitable que los infantes experimenten. En la televisión, como por ejemplo en las caricaturas, en las películas u otros programas que nuestros pequeños puedan observar solos o en nuestra compañía, generalmente la muerte puede manifestarse de uno u otro modo, cuando menos lo esperamos. Y aunque la reacción de muchos sería cambiar de canal inmediatamente, sabemos que tarde o temprano nuestros niños y niñas deberán saber de qué se trata. ¿Qué es la muerte? ¿Por que morimos? Son preguntas que debemos responder y explicar a nuestros hijos, sobrinos, hermanos pequeños, etc., de una forma clara pero no mórbida.

La muerte es uno de los temas que normalmente los padres u otros familiares de mayor edad evitan hablar con los niños pequeños, creyendo que de esta forma se los protege de algún modo. Si bien yo muchas veces recomiendo alejarse de todos los aspectos negativos que nos puedan afectar de una forma u otra, como dejar de ver noticieros dado que éstos se aprovechan del morbo de la gente y se encargan de que la humanidad viva temerosa, o el hecho de evitar personas pesimistas con energías negativas, la muerte es algo que puede llegar por sorpresa, y es mejor saber afrontarla desde una edad temprana.



Los niños pequeños son muy preceptivos. Cuando algo negativo ocurre, por más que queramos evadir hablarlo con los pequeños, tratando de disimular o "hablar en código" con otros adultos, los infantes fácilmente pueden percibir que se trata de algo malo, algo que podría preocuparles, ponerlos tristes. Está bien que no hay que ser crudos con los pequeños hablándoles de una forma muy "fresca" y "brutal" sobre la muerte, dado que eso podría generar algún tipo de trauma. Tampoco se deben usar términos muy científicos porque difícilmente los niños van a entender o captar la idea de lo que se les está hablando. Así pues, la siguiente es la mejor manera de hablar a nuestros niños, hijos, primos, hermanos, etc., sobre la muerte:

El doctor Earl A.Grollman, en su libro "explicando la muerte a los niños" ("Explaining Death to Children") menciona que la muerte debería ser explicada en términos relativamente sencillos, simples. Según él, se debería empezar por decir a los niños que cuando una persona o un animal muere o "pierde" la vida, deja de respirar, ya no come, no habla, no se mueve, no piensa y no siente. El libro también enseña que las ideas equivocadas que nosotros podamos inculcar a los niños acerca de la muerte pueden dar lugar a problemas o confusiones. Algunos niños tienden a confundir la muerte con el sueño, especialmente cuando escuchan a algún adulto referirse a la muerte como "el descanso eterno", "el sueño profundo", etc. Como resultado de esta confusión, el niño podría experimentar un miedo a dormir. Lo mismo puede ocurrir si el niño escucha que alguien se ha muerto a causa de una enfermedad.



Los infantes difícilmente distinguen entre una enfermedad grave o una simple como un resfriado común, por ejemplo. Cuando se muere alguien cercano a la familia, todos necesitan tiempo para asimilar la pérdida, incluso los niños pequeños. Aunque no entiendan el sentido pleno de la muerte, se dan cuenta de que algo serio está ocurriendo. Algo similar podría ocurrir con la muerte de una mascota, por lo cual muchos expertos recomiendan que los infantes tengan una, porque saben que algún día, tarde o temprano, la misma podría morir, para que así el niño vaya familiarizándose a que es un acto normal del curso de la vida.

Si mostramos abiertamente nuestro dolor, llanto y tristeza, sin expresar debilidad, ellos entenderán que la muerte es una pérdida que se siente profundamente y que es un proceso por el que todos tenemos que pasar. Es importante ayudar a los niños a entender la pérdida y el dolor, y estar ahí para compartir el sentimiento con ellos. Nuestros propios sentimientos y actitudes sobre la muerte y la pérdida de seres queridos se transmiten al pequeño, intentemos o no camuflar nuestros verdaderos sentimientos. La forma en que hablamos y compartimos nuestras experiencias con el niño puede ser lo que más recuerde.

- Estar siempre abiertos a los intentos de comunicación de los niños.
- Escuchar, comprender y respetar los sentimientos de los niños.
- Dar explicaciones sinceras, con sentimientos, breves y fáciles de entender.
- Dar respuestas en un lenguaje sencillo y adecuado para la edad del niño.
- Observar si el niño entendió la explicación y no dejarlo con dudas.

Artículos de interés

0 Comentarios

MUY IMPORTANTE: a través de los comentarios solamente se resuelven dudas concretas en base a lo leído en los artículos publicados. No se plantean dietas ni rutinas específicas para cada quien, ya que para ello y otras cosas relacionadas están las asesorías personalizadas, mismas que tienen un costo.

Revisa tu ortografía antes de publicar y No escribas todo el texto en mayúscula. Forma parte de nuestros seguidores para que tu comentario sea contestado en el menor tiempo posible.

Recomendación: "copiar" el comentario una vez escrito, antes de dar click en"publicar", en caso de que no funcione el envío la primera vez. El registro a través de celulares o tablets pueda no funcionar. Lo recomendado es registrarse a través de un PC. Registrase como seguidor (a) público (a).

Recibe actualizaciones en tu e-mail


Recibe artículos recientes en tu correo

BlogCatalog BlogESfera. Directorio de Blogs Hispanos votar Bitacoras.com

Síguenos en Facebook