Obesidad: definición, causas, efectos sobre la salud y tratamiento


La obesidad, también llamada corpulencia o "gordura", es la acumulación excesiva de grasa corporal, generalmente causada por el consumo de más calorías de las que el cuerpo puede utilizar. El exceso de calorías se almacenan como grasa en el tejido adiposo. El sobrepeso, si es moderado, no es necesariamente obesidad, particularmente en individuos musculosos o de huesos grandes y densos.

Definición de la obesidad


La obesidad se definió tradicionalmente como un aumento del peso corporal superior al 20 por ciento del peso corporal ideal de un individuo según el IMC (índice de masa corporal), que es un índice asociado con el menor o mayor riesgo de muerte, determinado por ciertos factores, como la edad, la talla y el sexo. Sobre la base de estos factores, el sobrepeso podría definirse como un aumento del 15-20 por ciento sobre el peso corporal ideal o IMC ideal. Sin embargo, hoy en día las definiciones de sobrepeso y obesidad se basan principalmente en las medidas de altura y peso, no en la morbilidad.
Obesidad: definición, causas, efectos sobre la salud y tratamiento

La obesidad, que en sí es la acumulación excesiva de grasa corporal, puede causar condiciones médicas graves, incluyendo enfermedades del corazón y diabetes tipo II

Estas medidas se utilizan para calcular un número conocido como índice de masa corporal (IMC). Este número, que es fundamental para determinar si un individuo está clínicamente definido como obeso, es paralelo a la gordura, pero no es una medida directa de la grasa corporal.

La interpretación de los números del IMC se basa en agrupaciones de estatus de peso, como peso insuficiente o bajo, peso saludable, sobrepeso y obesidad, que se ajustan por edad y sexo. Para todos los adultos mayores de 20 años, los números de IMC se correlacionan con las mismas designaciones de estado de peso; Por ejemplo, un IMC entre 25.0 y 29.9 equivale a sobrepeso y un IMC de 30.0 y superiores equivalen a obesidad. La obesidad mórbida (también conocida como extrema o grave) se define como un IMC de 40.0 o superior.

Obesidad: definición, causas, efectos sobre la salud y tratamiento

Obesidad: Índice de masa corporal para adultos

La Epidemia de Obesidad


El peso corporal está influenciado por la interacción de múltiples factores. Hay evidencia fuerte de la predisposición genética a la acumulación de grasa, y la obesidad tiende a correr en la genética de las familias. Sin embargo, el aumento de la obesidad en las poblaciones en todo el mundo desde la década de 1980 ha superado la tasa a la que las mutaciones genéticas se incorporan normalmente en las poblaciones en gran escala.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que considera la obesidad global una epidemia, en 2014 más de 1900 millones de adultos (18 años o más) en todo el mundo tenían sobrepeso y 600 millones, que representan el 13 por ciento de la población adulta mundial, obesidad.

La prevalencia del sobrepeso y la obesidad varía de un país a otro, de una ciudad a otra dentro de los países y entre las poblaciones de hombres y mujeres. En China y Japón, por ejemplo, la tasa de obesidad para hombres y mujeres era de alrededor del 5 por ciento, pero en algunas ciudades de China había subido a casi el 20 por ciento. En 2005 se encontró que más del 70 por ciento de las mujeres mexicanas eran obesas. Los datos de la encuesta de la OMS publicados en 2010 revelaron que más de la mitad de las personas que viven en países de la región de las islas del Pacífico tenían sobrepeso, con un 80 por ciento de las mujeres en Samoa Americana encontradas obesas.

Obesidad infantil


La obesidad infantil se ha convertido en un problema significativo en muchos países. Los niños con sobrepeso a menudo se enfrentan al estigma social y sufren de problemas emocionales, psicológicos y sociales. La obesidad puede afectar negativamente la educación de un niño y su futuro estatus socioeconómico. En 2004, se estimó que nueve millones de niños estadounidenses de más de seis años de edad, incluidos los adolescentes, tenían sobrepeso u obesidad (los términos se usaban de forma intercambiable para describir el exceso de grasa en los niños). Además, en los años ochenta y noventa la prevalencia de la obesidad se había más que duplicado entre los niños de 2 a 5 años (del 5 al 10 por ciento) y de 6 a 11 años (del 6 al 15 por ciento).

En 2008, estos números habían aumentado de nuevo, con casi el 20 por ciento de los niños de 2 a 19 años siendo obesos en los Estados Unidos. Otras estimaciones en algunas áreas rurales del país indicaron que más del 30 por ciento de los niños en edad escolar sufren de obesidad. Aumentos similares se observaron en otras partes del mundo. En el Reino Unido, por ejemplo, la prevalencia de la obesidad entre los niños de 2 a 10 años aumentó del 10 por ciento en 1995 al 14 por ciento en 2003 y los datos de un estudio realizado en 2007 indicaron que el 23 por ciento de los niños de 4 a 5 años, y el 32 por ciento de los niños de 10 a 11 años, tenían sobrepeso u obesidad. En 2014, los datos de la OMS indicaban que en todo el mundo unos 41 millones de niños de 5 años o menos tenían sobrepeso u obesidad.

En 2005, la Academia Americana de Pediatría llamó a la obesidad "la epidemia pediátrica del nuevo milenio". Los niños con sobrepeso y obesidad fueron cada vez más diagnosticados con hipertensión arterial, colesterol elevado y diabetes mellitus tipo II. Además, los niños con sobrepeso experimentan huesos frágiles y a veces rotos, y problemas con las articulaciones, más a menudo que los niños de peso normal. Las consecuencias a largo plazo de la obesidad en los jóvenes son de gran preocupación para los pediatras y expertos en salud pública porque los niños obesos tienen un alto riesgo de convertirse en adultos obesos. Los expertos en longevidad han llegado a la conclusión de que la juventud estadounidense de hoy podría "vivir vidas menos saludables y posiblemente incluso más cortas que sus padres" si la creciente prevalencia de la obesidad se deja sin control.

El objetivo de la Alianza para una Generación Más Saludable, una alianza formada en 2005 por la American Heart Association, el ex presidente estadounidense Bill Clinton y la cadena de televisión para niños Nickelodeon, fue frenar el aumento de la obesidad infantil. La alianza tenía la intención de llegar a los niños a través de una vigorosa campaña de concientización pública. Proyectos similares siguieron, incluyendo la primera dama estadounidense Michelle Obama con su campaña: Let's Move! , Lanzada en 2010, y se hicieron campañas contra el sobrepeso y la obesidad en otros países también.

También se estaban realizando esfuerzos para desarrollar estrategias de prevención de la obesidad infantil más eficaces, incluido el desarrollo de métodos capaces de predecir el riesgo de sobrepeso u obesidad en los bebés. Una de las herramientas reportadas en 2012 fue encontrada para predecir exitosamente el riesgo de obesidad en recién nacidos tomando en cuenta el peso del recién nacido, el IMC materno y paterno, el número de miembros en el hogar del recién nacido, el estado ocupacional materno y el tabaquismo materno durante el embarazo.

Causas de la obesidad


En las poblaciones europeas y otras poblaciones caucásicas, los estudios de asociación a nivel genético han identificado variaciones genéticas en un pequeño número de personas con obesidad mórbida en la niñez u obesidad mórbida en adultos. En un estudio, se identificó una deleción cromosómica con 30 genes en un subconjunto de individuos gravemente obesos cuya afección se manifestó en la infancia. Aunque el segmento suprimido se encontró en menos del 1 por ciento de la población de estudio con obesidad mórbida, se cree que su pérdida contribuye a la señalización hormonal aberrante, a saber, la leptina y la insulina, que regulan el apetito y el metabolismo de la glucosa, respectivamente. La desregulación de estas hormonas se asocia con la sobrealimentación (o hiperfagia) y con la resistencia de los tejidos a la insulina, aumentando el riesgo de diabetes tipo II. La identificación de los defectos genómicos en las personas afectadas por la obesidad mórbida ha indicado que, al menos para algunos individuos, la condición surge de una causa genética.

Para la mayoría de las personas afectadas por la obesidad, sin embargo, las causas de su condición son más complejas, que implican la interacción de múltiples factores. De hecho, el rápido aumento de la obesidad en todo el mundo es probablemente debido a grandes cambios en los factores ambientales y cambios en el comportamiento, en lugar de un cambio significativo en la genética humana. Por ejemplo, los patrones de alimentación temprana impuestos por una madre obesa sobre su descendencia, pueden jugar un papel importante en una transmisión cultural (más que la genética) de la obesidad de una generación a la siguiente.

Del mismo modo, las correlaciones entre la obesidad infantil y prácticas como el parto por cesárea, que ha aumentado sustancialmente en la incidencia en todo el mundo, indican que el ambiente y el comportamiento pueden tener una influencia mucho mayor en la aparición temprana de la obesidad de lo que se pensaba. Más en general, el modo de vida distintivo de una nación y la reacción emocional y conductual del individuo pueden contribuir significativamente a la obesidad generalizada. Entre las poblaciones afluentes, una abundante oferta de alimentos y bebidas calóricas fácilmente disponibles, junto con hábitos de vida cada vez más sedentarios que reducen notablemente las necesidades calóricas, pueden conducir fácilmente a comer en exceso. Las tensiones y estrés de la vida moderna también hacen que algunos individuos recurran a los alimentos y bebidas alcohólicas para el "alivio". De hecho, los investigadores han encontrado que la causa de la obesidad en todos los países comparte similitudes distintas: dietas ricas en edulcorantes y grasas saturadas, la falta de ejercicio y la disponibilidad de alimentos procesados ​​baratos.

Las causas básicas de la obesidad infantil son complejas y no se entienden completamente, pero está claro que los niños se vuelven obesos cuando comen demasiado y no hacen demasiado ejercicio. Además, muchos niños toman decisiones de escasos alimentos, eligiendo comer bocadillos poco saludables y azucarados en lugar de frutas y verduras saludables. La falta de ejercicio para quema de calorías también ha jugado un papel importante en la contribución a la obesidad infantil. En 2005 una encuesta encontró que los niños estadounidenses de 8 a 18 años pasaban un promedio de cuatro horas al día viendo televisión y videos y dos horas adicionales jugando videojuegos y usando computadoras. Además, el consumo materno de cantidades excesivas de grasa durante el embarazo programa el comportamiento excesivo en los niños. Por ejemplo, los niños tienen una mayor preferencia por los alimentos grasos si sus madres comieron una dieta alta en grasa durante el embarazo.

La base fisiológica de esto parece estar asociada con los cambios inducidos por la grasa en el cerebro fetal. Por ejemplo, cuando las ratas embarazadas consumen dietas ricas en grasas, las células cerebrales de los fetos en desarrollo producen grandes cantidades de proteínas estimulantes del apetito llamadas péptidos orexigénicos. Estos péptidos continúan produciéndose a niveles elevados después del nacimiento y a lo largo de la vida de la descendencia. Como resultado, estas ratas comen más, pesan más y maduran sexualmente más temprano en la vida en comparación con las ratas cuyas madres consumieron niveles normales de grasas durante el embarazo.

Efectos de la obesidad sobre la salud


La obesidad puede ser indeseable desde un punto de vista estético, especialmente en partes del mundo donde la delgadez es la preferencia popular, pero también es un problema médico grave. En general, las personas obesas tienen una esperanza de vida más corta; Sufren más temprano, más a menudo y más severamente de un gran número de enfermedades que sus contrapartes de peso normal. Por ejemplo, las personas obesas también son frecuentemente afectadas por la diabetes; De hecho, en todo el mundo, aproximadamente el 90 por ciento de los casos de diabetes tipo II son causados ​​por el exceso de peso.

La asociación entre la obesidad y el deterioro de la salud cardiovascular, que se manifiesta en condiciones como la diabetes y la hipertensión (presión arterial anormalmente alta), coloca a las personas obesas en riesgo de deterioro cognitivo acelerado a medida que envejecen. Las investigaciones del tamaño del cerebro en personas con obesidad a largo plazo revelaron que el aumento de la grasa corporal se asocia con la atrofia (desgaste) del tejido cerebral, particularmente en los lóbulos temporal y frontal del cerebro. De hecho, tanto el sobrepeso y la obesidad, y por lo tanto un IMC de 25 o más, se asocian con reducciones en el tamaño del cerebro, lo que aumenta el riesgo de demencia, la forma más común es la enfermedad de Alzheimer.

Las mujeres obesas a menudo se ven afectadas por la infertilidad, que tardan más en concebir que las mujeres de peso normal, y las mujeres obesas que quedan embarazadas tienen un mayor riesgo de aborto. Los hombres que son obesos también están en mayor riesgo de problemas de fertilidad, ya que el exceso de grasa corporal se asocia con niveles disminuidos de testosterona. En general, con respecto a los individuos de peso normal, los individuos obesos tienen más probabilidades de morir prematuramente de enfermedades degenerativas del corazón, de las arterias y los riñones, y tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer. Las personas obesas también tienen un mayor riesgo de muerte por accidentes y constituyen malos riesgos quirúrgicos. La salud mental se ve afectada; Las consecuencias conductuales de una apariencia obesa, que van desde la timidez y la retirada hasta la autoafirmación excesivamente audaz, pueden estar arraigadas en las neurosis y las psicosis.

Tratamiento de la obesidad


El tratamiento de la obesidad tiene dos objetivos principales: la eliminación de los factores causales, que pueden ser difíciles si las causas son de origen emocional o psicológico, y la eliminación del exceso de grasa mediante la reducción de la ingesta de alimentos. Volver al peso corporal normal, reduciendo la ingesta de calorías es mejor hacerlo bajo supervisión médica. Modas dietéticas que producen resultados rápidos sin esfuerzo son de dudosa eficacia en la reducción del peso corporal y su mantenimiento, y la mayoría son realmente perjudiciales para la salud. La pérdida de peso se logra mejor a través del aumento de la actividad física y cambios en la dieta básica, como la reducción de la ingesta total de calorías mediante la ingesta frutas y verduras en lugar de carbohidratos refinados.

Varios fármacos están aprobados para el tratamiento de la obesidad. Dos de ellos son Belviq (hidrocloruro de lorcaserin) y Qsymia (fentermina y topiramato). Belviq disminuye los antojos de los individuos obesos por los alimentos ricos en carbohidratos al estimular la liberación de serotonina, que normalmente se desencadena por la ingesta de carbohidratos. Qsymia aprovecha los efectos secundarios de pérdida de peso del topiramato, un fármaco antiepiléptico y las propiedades estimulantes de la fentermina, un tratamiento a corto plazo para la obesidad. Phentermine anteriormente había sido parte de fen-fen (fenfluramina-fentermina), una combinación de antiobesidad que fue retirado del mercado de los EE.UU. en 1997 debido al alto riesgo de daño valvular cardíaco asociado con fenfluramina.

Fuente: https://www.britannica.com/science/obesity


Artículos relacionados

Obesidad: definición, causas, efectos sobre la salud y tratamiento
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.

MUY IMPORTANTE: a través de los comentarios solamente se resuelven dudas concretas con base a lo leído en los artículos publicados. No se plantean dietas ni rutinas específicas para cada quien, ya que para ello y otras cosas relacionadas están las asesorías personalizadas, mismas que tienen un costo.

Revisa tu ortografía antes de publicar y No escribas todo el texto en mayúscula. Forma parte de nuestros seguidores para que tu comentario sea contestado en el menor tiempo posible.

Recomendación: "copiar" el comentario una vez escrito, antes de dar click en"publicar", en caso de que no funcione el envío la primera vez. El registro a través de celulares o tablets pueda no funcionar. Lo recomendado es registrarse a través de un PC. Registrase como seguidor (a) público (a).