Sistema endocrino en la práctica de actividad física y el deporte


En el siguiente post voy a definir algunos conceptos relacionados con nuestro sistema endocrino, las hormonas, lo estímulos que actúan sobre nosotros que permiten la liberación de las mismas y todo esto relacionándolo con la práctica de actividad física y deporte, principalmente.

Primero hay que decir que el sistema endocrino es un conjunto de tejidos y de órganos que, por medio de estímulos, secretan hormonas. Estos estímulos los recibimos por medio de factores ambientales como el clima y los cambios de temperatura, las sensaciones o eventos que nos producen miedo, angustia, alegría o la práctica de actividad física o de algún deporte, de manera moderada o en exceso, permiten que nuestro sistema endocrino por medio de los órganos que lo componen, regulen la secreción y síntesis de hormonas, la síntesis de proteínas que favorecen el transporte a través del plasma sanguíneo de algunas hormonas, entre otras cosas.

El sistema endocrino está conformado principalmente por el eje hipotálamo-hipófisis, en donde el hipotálamo es el principal centro integrados neuroendocrino, sus neuroas poseen sensores de ritmos circadianos, de temperatura, de estrés, de metabolismo dando como ejemplo la relación que poseen algunas hormonas y estímulos con los índices glicémicos. El hipotálamo por su parte permite la liberación de neurotransmisores y hormonas que promueven, a su vez, que hormonas hipofisiarias puedan ser liberadas igualmente.

La Adenohipófisis la cual es la denominación de la parte anterior de la hipófisis, es encargada de secretar la hormona de crecimiento (GH), la hormona adrenocorticótropa que tiene como trabajo estimular nuestras glándulas suprarrenales, la hormona tirotropina que regula la producción de hormonas tiroideas, la hormona prolactina que promueve la producción de leche en las glándulas mamarias, y por último las hormonas luteoestimulante y foliculoestimulante cuya función es muy importante a la hora de regular la producción de testosterona, en el caso de los hombres, y progesterona en el caso de las mujeres. Cabe resaltar que de igual forma las mujeres poseen cantidades mínimas de testosterona y los hombres de progesterona.



La testosterona estimula el crecimiento de las gónadas, del vello púbico, estimula la producción de glóbulos rojos, actúa promoviendo la disminución de grasa corporal y es muy importante en la hipertrofia muscular del hombre y la mujer.

La progesterona influye en el control del ciclo menstrual, estimula caracteres secundarios como la líbido, aumenta los depósitos de grasa y es parte fundamental en el proceso de gestación y en su última fase de dar a luz para luego desarrollar la facultad de amamantar.

En la parte posterior de la hipófisis, conocida también como neurohipófisis, se secreta la hormona oxitocina (conocida por muchos como la hormona del "apego") que está relacionada principalmente con los patrones de conducta sexual y con la conducta maternal y paternal de las personas. En este lugar también se secreta la hormona antidiurética la cual controla la reabsorción de moléculas de agua mediante la concentración de orina y la reducción de su volumen, y el sudor.

EFECTOS DE ESTAS HORMONAS EN LA PRÁCTICA DE ACTIVIDAD FÍSICA.

La hormona de crecimiento, secretada por la adenohipófisis, tiene como efectos estimular el crecimiento de los tejidos, principalmente el tejido óseo, inducir la síntesis de proteínas musculares, favorecer el uso de las grasas como reserva energética, entre otros efectos.

Cuando hacemos actividad física (gimnasio, correo, trotar, etc.) de manera intensa o practicamos algún deporte, la producción de la hormona de crecimiento aumenta a los pocos minutos de haber comenzado la práctica como tal, y esta producción se va incrementando a medida que el ejercicio se va volviendo más intenso, lo que quiere decir que el incremento de esta hormona se relaciona principalmente con el pico de intensidad y no tanto con la duración del ejercicio como tal.

La liberación y el incremento en la producción de la hormona de crecimiento influyen de manera positiva en la hipertrofia muscular, en el crecimiento de nuestro esqueleto y en la proliferación de las células. Cabe resaltar además que la aplicación de esta hormona como ayuda para fuerza y potencia, es considerada como dopaje.

La tirotropina y hormonas tiroides T3 y T4 estimulan el desarrollo óseo, aumentan el metabolismo celular, entre otros factores. La secreción de estas hormonas se incrementa a medida que se aumenta la intensidad del ejercicio. De igual forma hay que decir que se debe tener mucho cuidado con aquellos tratamientos que implican la aplicación de hormonas tiroideas y anfetaminas para la reducción de peso, ya que esto puede generar un descontrol hormonal provocando problemas serios en la salud de la persona.

La hormona antidiurética reduce la cantidad de orina producida por los riñones aumentando la reabsorción de agua en los túbulos renales. La producción de esta hormona aumenta a medida que se incrementa la intensidad del ejercicio ayudando, principalmente, a conservar los líquidos corporales especialmente en ambientes calurosos en donde hay más riesgo de deshidratación.

Glándulas suprarrenales.



Las glándulas suprarrenales son dos estructuras retroperitoneales, la derecha en forma triangular y la izquierda de forma semilunar, ambas situadas encima de los riñones. Su función es la de regular las respuestas con relación al estrés por medio de la síntesis de corticosteroides, principlamente cortisol, y catecolaminas, sobre todo la adrenalina.

La adrenalina es una hormona que comúnmente se conoce como hormona de enfrentamiento o de escape, y su producción se ve relacionada por estímulos nerviosos inducidos por situaciones de peligro o por la práctica de ejercicio intenso.

Esta hormona (adrenalina) se incrementa gradualmente a medida que aumenta la intensidad y la duración del ejercicio estimulando la broncodilatación (respirar más y mejor), aumentando la frecuencia y contractibilidad cardíaca y una de las mayores efectos es estimular al hígado para que éste envíe más glucosa a los músculos para que haya una mejor respuesta a las situaciones de estrés. En el ejercicio esta hormona permite que primero se utilicen las reservas de glucógeno para generar glucosa y luego recurrir a la metabolización de lípidos y a la gluconeogénesis.

La aldosterona es una hormona que aumenta progresivamente con la intensidad del ejercicio y ayuda a evitar la deshidratación por retención de sodio y agua. Otro efecto de esta hormona es aumentar el volumen sanguíneo y la presión arterial.

El cortisol aumenta cuando se incrementa la intensidad del ejercicio, principalmente cuando son de tiempo prolongado (de más de 1 hora). Ejemplos claros serían deportes como ciclismo, maratones o pasar muchas horas entrenando en el gimnasio.

Las funciones principales del cortisol son incrementar el nivel de azúcar en la sangre a través de la gluconeogénesis, suprimir el sistema inmunológico y ayudar al metabolismo de grasas, proteínas y carbohidratos. Además disminuye la formación ósea. Como podemos ver esta hormona tiene un efecto de lo que se podría llamar como "supervivencia" muy parecido a lo de la adrenalina, pero el cortisol tiene más efectos negativos en nuestro cuerpo.

Páncreas.





El páncreas es un órgano retroperitoneal mixto, lo que decir que es exocrino y endocrino al mismo tiempo. Al generar enzimas digestivas que pasan al intestino delgado lo convierte en exocrino, y endocrino por el hecho de producir hormonas como la insulina, el glucagón, somatostatina entre otras hormonas y un polipétido pancreático que influye en la autorregulación de la función secretora del páncreas, además de influir sobre los niveles de glucógeno hepático y secreciones gastrointestinales.

La ingesta alta o exagerada de glucosa puede llevar a un estado de hiperglucemia. La insulina se estimula con la ingesta moderada de glucosa (no solo azúcar sino también carbohidratos en general) e interviene en el aprovechamiento metabólico de los nutrientes, sobretodo en el anabolismo de los glúcidos. El déficit de insulina provoca la famosa diabetes mellitus y su exceso provoca hiperinsulinismo acompañado de hipoglucemia.

La hipoglucemia estimula la producción de glucagón y se ocasiona, por ejemplo, cuando hay períodos largos de ayuno o períodos largos de ejercicio llegando a que la concentración de glucosa en nuestra sangre sea anormalmente baja.

La diabetes en general es ocasionada por la hiperglucemia que inhibe la secreción o acción de la insulida, por esto existe dos tipos de diabetes:

Diabetes tipo 1, en donde la persona necesita de aplicación exógena de insulina. En este tipo de diabetes se genera la destrucción de las células beta del páncreas y la insulina llega a una producción deficiente o nula.

Diabetes tipo 2, en donde se genera una resistencia por parte de los tejidos hacia la insulina. Se produce principalmente por sobrepeso y sedentarismo y su tratamiento implica un cambio en la dieta y ejercicio constante a una intensidad moderada y gradual.

Cuando las personas con diabetes tipo 1, en donde son inyectadas con insulina, practican ejercicio éste se agrega al efecto hipoglicemiante de la insulina exógena lo que produce un shock hipoglicémico que genera temblores, taquicardia, divagaciones, confusión, sudoración por el aumento de adrenalina para tratar de subir los indices de glucosa en la sangre y finalmente inconsciencia por falta de la misma en el sistema nervioso central.

RECOMENDACIONES PARA DIABÉTICOS TIPO 1 A LA HORA DE PRACTICAR ACTIVIDAD FÍSICA.

- Ingerir de 15 a 30 gramos de hidratos de carbono por cada 30 minutos de ejercicio intenso. Puede ser preferiblemente algo como una fruta dulce (banano, manzana, etc.), maní, o un pedazo de panela.

- Consumir una dosis moderada de carbohidratos al terminar la jornada de ejercicio ya sea por deporte o en el gimnasio.

- Disminuir la dosis de insulina inyectada cuando se va a realizar ejercicio.

- Evitar hacer ejercicio después de las 5pm ya que la ingesta insofuciente de carbohidratos después de entrenar a esas horas y durante la noche, aumentan la hipoglucemia.

BENEFICIOS DEL EJERCICIO EN PERSONAS CON DIABETES TIPO 2.

- Una sesión de ejercicio moderado ayuda a reducir la glucemia debido a que el ejercicio estimula la captación de glucosa por el músculo, independiente de la insulina.

- La práctica de ejercicio sensibiliza a los músculos y demás tejidos a la acción posterior de la insulina revirtiendo los efectos de la misma.

- Mejora la forma física, controla la presión arterial, el peso en general y los niveles de colesterol malo en la sangre evitando problemas de tipo cardíaco.

- Disminuye la ansiedad de comer en exceso, mejora la autoestima y la calidad de vida en general.

Artículos de interés

0 Comentarios

MUY IMPORTANTE: a través de los comentarios solamente se resuelven dudas concretas en base a lo leído en los artículos publicados. No se plantean dietas ni rutinas específicas para cada quien, ya que para ello y otras cosas relacionadas están las asesorías personalizadas, mismas que tienen un costo.

Revisa tu ortografía antes de publicar y No escribas todo el texto en mayúscula. Forma parte de nuestros seguidores para que tu comentario sea contestado en el menor tiempo posible.

Recomendación: "copiar" el comentario una vez escrito, antes de dar click en"publicar", en caso de que no funcione el envío la primera vez. El registro a través de celulares o tablets pueda no funcionar. Lo recomendado es registrarse a través de un PC. Registrase como seguidor (a) público (a).

Recibe actualizaciones en tu e-mail


Recibe artículos recientes en tu correo

BlogCatalog BlogESfera. Directorio de Blogs Hispanos votar Bitacoras.com

Síguenos en Facebook