¿Frutas como postre saludable?

En general, en términos de evitar engordar y/o perder peso en grasa, los postres deberían eliminarse por completo de la dieta, y eso incluye a las frutas. No quiero decir que se elimine el consumo de frutas porque eso sería una brutalidad debido a que éstas nos aportan grandes beneficios en cuanto a los nutrientes que nos proveen (vitaminas, minerales, oligoelementos, proteínas, carbohidratos, etc.). Las frutas, al ser carbohidratos simples de alto valor nutricional, en exceso, también pueden ser convertidas en grasa. Ese exceso no es sólo de frutas, sino también la combinación e ingesta de mucha comida de una sola, por lo cual "rematar" consumiendo una fruta como postre, después de una comida "grande", generará principalmente acumulaciones de grasa, en la mayoría de las personas.

De lo anterior, se podría decir que la clave para evitar engordar y posiblemente perder peso en grasa (incluyendo también la práctica de ejercicio físico de manera constante), es ingerir pequeñas o moderadas cantidades de alimentos varias veces en el día. Las porciones varían de acuerdo a cómo se vea y cómo se sienta cada persona. Teniendo en cuenta solamente eliminar de la dieta los carbohidratos simples con bajo valor nutricional y alto contenido calórico como las golosinas, pasteles postres, helados, refrescos, gaseosas, etc., y comidas fritas o embutidas.

Una persona debería incluir en cada comida una porción de carbohidrato complejo (arroz, pasta, patatas, etc.), una de proteína (huevo, pollo, carne, etc.) y una ensalada vegetal, y de pronto, a veces, una porción de leguminosas (lentejas, fríjoles, etc.,), aunque es recomendado no consumirlas mucho si éstas provocan flatulencias, ya que eso sería un síntoma para comenzar y/o agravar complicaciones con el colon.



Teniendo en cuenta lo anterior, las bebidas (preferiblemente agua y zumos de frutas sin azúcar refinada), los lácteos y/o las frutas deberían consumirse 20-40 minutos antes de ingerir una comida relativamente grande, y 60-120 minutos después de haberla consumido. Principalmente porque la acción de "remojar" debe ser siempre exclusiva de la saliva, para así optimizar la digestión, evitando que los líquidos disminuyan la temperatura del estómago y alteren el pH gástrico además de la composición de enzimas digestivas.



Resulta que la mayoría de las frutas, por no decir que todas, tienen pequeñas, medianas o grandes cantidades de fibra insoluble. Este tipo de fibra es "buena" siempre y cuando se consuma con el estómago relativamente "vacío", para que así llegue rápidamente a donde debe llegar (intestinos delgado y grueso) y cumplir su función positiva.



Si hay algo casi que inmediatamente antes para ser digerido (la comida "grande"), al consumir luego una fruta justo después o unos pocos minutos después, la fibra que contiene la fruta empezará a "fermentar" en el estómago, ocasionando molestias gastrointestinales, principalmente relacionadas con las flatulencias. En algunos casos, hay personas que pueden presentar molestias más severas, como "soltura" intestinal, muy parecida a la diarrea aunque no tan extrema como la misma.



Y en cuanto a las bebidas, lácteos y las mismas frutas, al ser consumidas durante o justo después de la comida "grande", generarán además acumulaciones de grasa (en unas personas más que otras) debido a que los azúcares complejos se encargarán de llenar de manera lenta, progresiva y constante los almacenes glucogénicos del hígado y músculos esqueléticos, por lo cual los azúcares simples de las frutas, bebidas y/o lácteos se irán principalmente al tejido adiposo, al estar estos almacenes glucogénicos casi que a tope.



De lo anterior, vuelvo y repito, consumir porciones moderadas de comidas "grandes" (que deben estar compuestas siempre de un carbohidrato complejo, una proteína y una ensalada vegetal) varias veces en el día (cada dos o tres horas), son clave para evitar engordar y mantener una buena salud (aplicando todo lo demás explicado en el artículo). No porque esto haga que el metabolismo se acelere, ya que el mismo logra su "aceleración" o, mejor, "aumenta su tasa basal" por medio de la práctica de ejercicio, principalmente el de tipo intenso (gimnasio, crossfit, deportes, etc.), para hacer más efectiva la "quema" de grasa.



Aunque las imágenes sean muy provocativas, son ejemplos claros de todo lo que se debe evitar, más aún cuando las frutas se mezclan en un postre que contiene leche, crema de leche, y otros compuestos que son prácticamente azúcares (carbohidratos) simples "malos", que terminarán yéndose casi que en un 100% al tejido adiposo. Posiblemente uno pueda consumir algún postre, pero preferiblemente en pequeñas porciones y No como su nombre lo indica, "postre" (alimento dulce después de una comida), sino con el estómago relativamente vacío, o sea 30-40 minutos antes de comer y 60-120 minutos después de haber comido lo relativamente "grande".

Comentarios

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES

siguenos en facebook sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en Twitter siguenos en Google+

Entradas populares de este blog

Rutina de ejercicios en el gimnasio para mujeres

¿Qué proteínas deben tomar las mujeres para ganar masa muscular?

Rutina de pesas para hombres ectomorfos, delgados o flacos

Dolor de cabeza y mareos al consumir cosas dulces

BiPro proteína de UPN: análisis, características, opiniones, review

Ganas de vomitar al hacer ejercicio físico

Consejos para aumentar masa muscular para personas delgadas

¿Inyectarme complejo b me hará ganar masa muscular?

¿Proteínas zero carbs para ganar masa muscular?

¿Es mejor tomar la proteína en leche o en agua?