Consejos para combatir la obesidad y la diabetes desde pequeños


Mira todo lo que puedes hacer para que tus hijos e hijas no sufran de sobrepeso ni obesidad. Recuerda que no se trata solo de los problemas de autoestima que esto genera sino también los problemas de salud a futuro que se pueden desencadenar por un exceso de grasa corporal adiposa y visceral.

Ten en cuenta que debes inculcarle a tus hijos buenos hábitos alimentarios y también de vida en genera: que prefieran salir a jugar a quedarse en cada viendo televisión o jugando en su teléfono celular. Que prefieran comer frutas en lugar de golosinas.

Consejos de vida para evitar que tus pequeños y pequeñas sufran de obesidad infantil


1. El ejercicio físico y la práctica deportiva





Promover la práctica de deportiva y de ejercicio físico general en todos los entornos (escolar, laboral, comunitario, recreativo) desde muy pequeños con supervisión de un profesional para así evitar lesiones o malas posturas.



Los beneficios que trae la práctica deportiva y de ejercicio físico son muchos entre los cuales se encuentran:

- Mejora de la capacidad respiratoria lo cual permite captar y utilizar mayores cantidades de oxígeno para eliminar más grasa y para llevar a cabo todos los procesos metabólicos de forma óptima.

- Estabilidad en la presión arterial para evitar problemas circulatorios a futuro.

- Tonicidad muscular y mejora en la densidad y fortaleza de huesos y ligamentos, para así prevenir problemas arraigados con fracturas, lesiones o malformaciones en la columna vertebral, para disminuir el riesgo de esguinces en ligamentos, etc.

- Un cuerpo delgado (no flaco) fomenta la autoestima en la persona desde muy pequeña y además es más funcional puesto que acarrea menor cantidad de masa para poder desempeñar actividades deportivas y cotidianas.

Quizá te interese leer: importancia de practicar ejercicio y deporte desde edades tempranas.

2. Agua y zumos de fruta sin azúcar refinada





Aumentar la disponibilidad, accesibilidad y el consumo de agua obviamente potable y preferiblemente a temperatura ambiente, ya que ésta permite una adecuada absorción y ayuda de manera más eficiente a eliminar la grasa.

No obstante, el tomar agua fría puede hacer que de forma mínima el cuerpo del niño o la niña deban eliminar más calorías para No dejar que la baja temperatura del agua afecte la temperatura interna de sus organismos.



NOTA: si el cuerpo de los infantes tiene cantidades adecuadas de agua entonces los procesos de termorregulación y de quema de grasa corporal se podrán llevar a cabo de forma más eficiente previniendo así el sobre peso y la obesidad.

Preferir tomar zumos de frutas y verduras en lugar de jugos envasados los cuales tienen una gran cantidad de azúcar refinada que se encarga de poco a poco hacer que el niño o la niña acumulen grasa corporal y además aumenta el riesgo de padecer diabetes infantil.

3. Evitar problemas de hiperactividad, diabetes y obesidad disminuyendo la ingesta de azúcar





Disminuir el consumo de azúcar que se ingiere por medio de golosinas y bebidas envasadas es clave, puesto que si no se hace puede traer problemas de hiperactividad, desarrollo lento y seguro de diabetes y obesidad infantil.

El problema es que si se consume azúcar en exceso y estas calorías que aporta el azúcar no son quemadas con las actividades físicas (deporte, estudio, etc.) que pueda llegar a practicar el niño(a), este exceso de glucosa se transformará posteriormente en grasa haciendo que los adipocitos (células del tejido adiposo) aumenten en número desde la niñez.

NOTA: Es importante aclarar que el número de células del tejido adiposo o tejido graso (adipocitos) se define desde la niñez, y cuando se está adulto solo varía el tamaño de éstas pero no el número como tal".

4. Disminuir o limitar el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas y trans





Si se disminuye el consumo de azúcar también es factible hacerlo con el consumo de grasa especialmente las saturadas y las grasas trans (fritos, embutidos, helados, etc) para evitar problemas de acidifcación sanguínea que promuevan la proliferación de células cancerígenas.

Consumir preferiblemente grasas de origen vegetal (aceite de oliva, aguacate, frutos secos) y origen animal por medio de alimentos cocinados y No freídos.

Las grasas animales son en parte importantes pero éstas ya se obtienen al consumir un pollo, carne o pescado preferiblemente asados o cocidos. Así que se deben evitar las comidas apanadas, fritas y los muy dañinos embutidos.

Si se va a consumir algo extra es bueno que sean suplementos como el aceite de hígado de bacalao que trae vitaminas, especialmente la vitamina D que ayuda a la absorción de calcio, y además éste (aceite de hígado de bacalao) ayuda a combatir el colesterol arterial promoviendo la proliferación de HDL.

Así que los buenos hábitos alimentarios deben empezar desde muy pequeños para así prevenir problemas de obesidad diabetes infantil y también problemas de diabetes y obesidad en edades adultas.

Quizá te interese leer: ¿Los niños cuyos padres son obesos tienen el destino marcado con problemas de obesidad?

5. Promover la lactancia materna





Promover y proteger la lactancia materna exclusiva al menos hasta los seis meses de edad, y favorecer una alimentación complementaria adecuada a partir de los 6 meses de edad es fundamental. Los buenos hábitos y las buenas costumbres se deben inculcar desde esta edad preferiblemente.

No obstante, si la madre no puede lactar por mucho tiempo, entonces recurrir a una buena fórmula (leche en polvo para bebés) para obtener una cantidad adecuada de nutrientes que permitan el desarrollo adecuado del futuro infante.



El promover la Lactancia materna estimula aún más el sistema inmune de los pequeños y pequeñas y además permite mejores adaptaciones del sistema digestivo en general.

6. Aprender a distribuir las porciones de los alimentos que se consumen y aprende a comer





Disminuir los tamaños de las porciones de alimentos y preferiblemente aumentar la constancia en su ingesta (cada 2 ó 3 horas) pero en cantidades que no sean grandes.

¿Por qué? simplemente para evitar que el metabolismo se vuelva lento ya que cuando se consumen comidas exageradas lo único que hacen es dejarles indigestos, cansados y con sueño debido a que el organismo va a utilizar mucha sangre para lograr la digestión adecuada de una comida tan exagerada.

¿Cuándo deben tomar agua o zumos de frutas (sin azúcar) para no alterar la digestión de los alimentos?

Tomar agua o líquidos (preferiblemente sin azúcar) durante las comidas no es bueno ya que arruinamos el pH los jugos gástricos de nuestro estomago provocando que éste no pueda hacer una buena digestión (absorción de nutrientes en el intestino delgado).

Lo recomendable es beberlos media hora antes de comer y dejar pasar por lo menos 1 hora después de haber comido antes de beber cualquier líquido. Está demás decir que deben decir no a los postres, o comerlos muy exporádicamente.



¿Tienes algo que decir sobre este artículo? Compártelo con nosotros en:

siguenos en facebook sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en Twitter

Artículos relacionados

Consejos para combatir la obesidad y la diabetes desde pequeños
4/ 5
Oleh