Síntomas y tratamientos de la fibromialgia

De acuerdo con los especialistas pueden pasar entre tres y nueve meses para confirmar si una persona está enferma realmente de fibromialgia o no. Quienes ya han sido diagnosticados visitaron muchas veces a los médicos sin entender el por qué de sus dolencias y múltiples trastornos, solo sabían que tenían tanto dolor que casi les impedía trabajar y llevar una vida normal. Se trata de los pacientes con fibromialgia, calificada por expertos como una afección de poco diagnóstico clínico y muy silenciosa.

No obstante, no se le puede atribuir el calificativo de enfermedad rara, ya que dicen los mismos especialistas, no se han encontrado pruebas científicas que permitan asegurarlo. Aun no sé determina esta afección dentro de una categoría de enfermedades raras, debido a la falta de estudios que demuestren efectivamente su prevalencia.



En general, falta mucha información adecuada, pues esa consideración varía en otros países, como Turquía, donde está más investigada y, dada su baja prevalencia, ya está incluida como enfermedad rara. Y aunque no hay suficientes datos oficiales, se sabe que afecta principalmente a las mujeres.

¿EN QUÉ CONSISTE?

Por esa misma situación indeterminada en la que hoy está el conocimientos de la fibromialgia, la comunidad médica no llega a una confirmación definitiva sobre cuáles son los síntomas que llevan a diagnosticar la enfermedad.

Sí hay presencia de factores asociados a ella en la mayoría de los pacientes que han sido diagnosticados: generalmente ocurre un trastorno musculo-esquelético que puede resultar en fatigas, dolores de cabeza, cansancio físico y cambios frecuentes en los estados de ánimo.

Edwin Jáuregui, internista y reumatólogo experto en fibromialgia, dice que las personas que sufren de esta patología suelen sentir dolor en los músculos y las articulaciones. Al parecer, por una mala regulación del dolor por parte del sistema nervioso autónomo: "es un tipo de dolor diferente a cualquier otro, es algo que llamamos dolor neuropático; es como si le pusieran una plancha en diferente partes del cuerpo, así se siente".

El especialista agregó que lo que ocurre con el diagnóstico de la enfermedad no es que sea difícil de hacer, si no que los médicos no están familiarizados con el tema y que influye mucho la percepción subjetiva del paciente, es decir, que cuando llega a la consulta dice que le duele todo y no sabe qué con seguridad.

En ese sentido, Myriam Carolina Held, médica fisiatra, señala que se puede diagnosticar fácilmente descartando otras patologías del mismo sistema y de la esfera mental, pues la fibromialgia "está asociada con los trastornos de sueño y estados de ansiedad". Ella es consciente de que usualmente la condición no se puede determinar de un día para otro, "se toman entre tres y nueve meses para confirmarlo".

Otra razón que dificulta el diagnóstico, dice Held, es que mediante exámenes de sangre de laboratorio no se puede reconocer ninguna alteración que lleve a señalar la enfermedad.

EL TRATAMIENTO:

Como no hay certeza de la causa específica de la fibromialgia, los expertos coinciden en que el paciente debe asumir un rol muy importante para tratar de controlar el dolor y los trastornos. Es decir, "el paciente debe ayudarse".

De parte del especialista, el internista Jáuregui asegura que, cuando ya se ha confirmado la presencia de esta enfermedad, lo más acertado es que la patología sea tratada con analgésicos de leve poder y medicamentos para el dolor y no con anti inflamatorios. También recomienda que el afectado tenga una dieta lo más balanceada posible, para regular posibles problemas gástricos. Sin embargo, le resta validez a versiones que aseguran que una dieta vegetariana tendría mejores resultados a la hora de controlar la enfermedad.

"Lo que sí sirve son los oligoelementos, como el magnesio, el manganeso y el cobre, porque se cree que hay un déficit en los pacientes con relación a esos elementos".

Otro mito que ronda las posibilidades de tratamiento de la fibromialgia es que el consumo de Complejo B podría ayudar. Con relación a eso, Jáuregui dijo que tampoco hay estudios que demuestren esa versión y que aún hay muchas variables por considerar.

EL EJERCICIO SÍ AYUDA:

Para la médica fisiatra Held, los pacientes de fibromialgia pueden trabajar con moderación alguna actividad física con el objetivo de controlar algunos dolores, haciendo la salvedad de que no se trata de "entrar un día al gimnasio y al otro salir de deportista". Por el contrario, recomienda ejercicios físicos suaves o aeróbicos, que se deben hacer de manera progresiva.

La importancia de la actividad física está en que podría servir como fármaco, elevando los niveles de sustancias químicas naturales que controlarían el dolor en distintos puntos del cuerpo y la sensación de fatiga general.

Si el paciente logra completar ciertos ciclos de actividad física moderada, el siguiente paso podría ser el yoga o prácticas que faciliten el estiramiento y la relajación.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES. COMPARTE EL ARTÍCULO Y HAZ TU COMENTARIO

¿Tienes algo que decir sobre este artículo? Compártelo con nosotros en:

siguenos en facebook sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en Twitter siguenos en Google+

Entradas populares de este blog

Rutina de ejercicios en el gimnasio para mujeres: pierde grasa y tonifica tus músculos

¿Qué proteínas deben tomar las mujeres para ganar masa muscular?

Rutina de pesas para hombres ectomorfos, delgados o flacos

¿Por qué se cae la cola, glúteos o nalgas?

¿Por qué se acaban las pompis, pompas, cola, glúteos o nalgas?

Dolor de cabeza y mareos al consumir cosas dulces

¿Inyectarme complejo b me hará ganar masa muscular?

BiPro proteína de UPN: análisis, características, opiniones, review

Consejos para aumentar masa muscular para personas delgadas

¿Proteínas zero carbs para ganar masa muscular?