Tratamiento contra el cáncer: 12 frutas beneficiosas para comer durante y después

frutas con nutrientes que combaten el cáncer y desarrollo de tumores

Aquí te menciono las frutas que te ayudan a combatir el cáncer. Porque no es ningún secreto que tu dieta puede afectar el riesgo de desarrollar algún tipo de cáncer.

Del mismo modo, consumir alimentos saludables es importante si estás recibiendo algún tratamiento o si te estás recuperando de un cáncer.

Ciertos alimentos, incluidas las frutas, contienen compuestos que promueven la salud que pueden retrasar el crecimiento de los tumores y reducir ciertos efectos secundarios del tratamiento para ayudar a facilitar tu camino hacia la recuperación.

Aquí están las 12 mejores frutas para comer durante y después del tratamiento contra el cáncer.

Opciones de frutas para las personas con cáncer.


Cuando estás tratando o cuando te estás recuperando de algún tipo de cáncer, tus elecciones de alimentos son increíblemente importantes.

Los tratamientos contra el cáncer como la quimioterapia y la radiación pueden causar muchos efectos secundarios, que pueden empeorar o mejorar con lo que comes y bebes.

Los efectos secundarios comunes de la quimioterapia y la radiación incluyen (fuente confiable 1):

- Fatiga
- Anemia
- Náuseas
- Vómitos
- Cambios en el apetito
- Diarrea
- Estreñimiento
- Deglución dolorosa
- Boca seca
- Úlceras de boca
- Enfoque deteriorado en la visión
- Cambios de humor

Llenar tu dieta con alimentos nutritivos, incluidas frutas, ayuda a suministrar a tu cuerpo vitaminas, minerales y antioxidantes durante todo el tratamiento del cáncer.

Sin embargo, es importante adaptar tus elecciones de frutas a tus síntomas específicos.

Por ejemplo, las frutas en puré o los batidos de frutas son una buena opción si tienes dificultades para tragar, mientras que las frutas ricas en fibra pueden ayudar a promover la regularidad si experimentas estreñimiento.

También es posible que desees evitar ciertas frutas según tus síntomas. Por ejemplo, los cítricos pueden irritar las llagas en la boca y empeorar la sensación de sequedad en la boca.

Por último, las frutas enteras como las manzanas, los albaricoques y las peras son difíciles de comer para algunas personas con cáncer debido a llagas en la boca, dificultad para tragar, boca seca o náuseas.

RESUMEN:
Algunos alimentos pueden empeorar o mejorar ciertos efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer. Es mejor adaptar tus opciones de frutas a tus síntomas específicos.


1. Arándanos


Los arándanos son una fuente inagotable de nutrientes, ya que contienen mucha fibra, vitamina C y manganeso en cada porción (fuente).

También son ricos en antioxidantes y han sido bien estudiados por sus efectos de lucha contra el cáncer (fuente confiable 2, fuente confiable 3, fuente confiable 4).

Los arándanos también pueden ayudar a aliviar la quimioterapia cerebral, un término utilizado para describir los problemas de memoria y concentración que algunas personas experimentan durante el tratamiento y la recuperación del cáncer.

Un pequeño estudio encontró que beber jugo de arándano diariamente durante 12 semanas mejoró la memoria y el aprendizaje en adultos mayores (fuente confiable 5).

Del mismo modo, una revisión reciente de 11 estudios informó que los arándanos mejoraron varios aspectos de la función cerebral en niños y adultos (fuente confiable 6).

Si bien estos estudios no incluyeron personas sometidas a tratamiento contra el cáncer, los hallazgos aún pueden aplicarse.

RESUMEN:
Los arándanos pueden ayudar a combatir el crecimiento del cáncer y mejorar la quimioterapia cerebral, un término utilizado para describir las deficiencias en la memoria y la concentración debido al tratamiento del cáncer.


2. Naranjas


Las naranjas son un tipo común de cítricos, favorecidos por su sabor dulce, color vibrante y perfil estelar de nutrientes.

Solo una naranja mediana puede satisfacer y superar tus necesidades diarias de vitamina C, al tiempo que proporciona otros nutrientes importantes como tiamina, ácido fólico y potasio (fuente).

La vitamina C juega un papel clave en la inmunidad y puede ayudar a fortalecer tu sistema inmunológico durante y después del tratamiento del cáncer (fuente confiable 7, fuente confiable 8).

La investigación sugiere que la vitamina C puede reducir el crecimiento y la propagación de las células cancerosas y actuar como un agente terapéutico contra ciertos tipos de cáncer (fuente confiable 9, fuente confiable 10).

La vitamina C de las naranjas también puede aumentar la absorción de hierro de los alimentos. Esto ayuda a proteger contra la anemia, un efecto secundario común de la quimioterapia (fuente confiable 11).

RESUMEN:
Las naranjas son una gran fuente de vitamina C, que puede ayudar a fortalecer tu función inmune, reducir el crecimiento de células cancerosas y aumentar la absorción de hierro.


3. plátanos o bananos


Los plátanos o bananos pueden ser una gran adición dietética para quienes se están recuperando del cáncer.

No solo son fáciles de tolerar para las personas con dificultades para tragar, sino que también son una buena fuente de muchos nutrientes importantes, como la vitamina B6, el manganeso y la vitamina C (fuente).

Además, los plátanos contienen un tipo de fibra llamada pectina, que puede ser especialmente beneficiosa para aquellos que sufren diarrea causada por tratamientos contra el cáncer (fuente confiable 12, fuente confiable 13).

Debido a que los plátanos son ricos en potasio, también pueden ayudar a reponer los electrolitos perdidos por la diarrea o los vómitos.

Además, los estudios de probeta han observado que la pectina puede ayudar a proteger contra el crecimiento y el desarrollo de las células de cáncer de colon (fuente confiable 14, fuente confiable 15).

Dicho esto, se necesita más investigación para determinar si la pectina que se encuentra en los plátanos o bananos podría retrasar el crecimiento de células cancerosas en humanos.

RESUMEN:
Los plátanos contienen pectina, que puede reducir la diarrea y se ha demostrado que protege contra el cáncer de colon en estudios de probeta.


4. Pomelo o toronja


La toronja o también conocido como pomelo, es una fruta nutritiva cargada de antioxidantes, vitaminas y minerales.

Además de proporcionar una buena dosis de vitamina C, provitamina A y potasio, es rico en compuestos beneficiosos como el licopeno (fuente).

El licopeno es un carotenoide con potentes propiedades anticancerígenas. Algunas investigaciones sugieren que puede reducir ciertos efectos secundarios negativos de los tratamientos contra el cáncer, como la quimioterapia y la radiación (fuente confiable 16).

Un estudio en 24 adultos descubrió que beber 500 ml (17 onzas) de jugo de frutas cítricas, incluida la toronja, aumentaba el flujo sanguíneo al cerebro, lo que podría ayudar a mitigar el cerebro de quimioterapia (fuente confiable 17).

Ten en cuenta que la toronja podría interferir con ciertos medicamentos, por lo que es mejor hablar con tu médico antes de agregarlo a tu dieta (fuente confiable 18).

RESUMEN:
La toronja es rica en antioxidantes como el licopeno, que tiene propiedades anticancerígenas y puede reducir algunos efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer. También se ha demostrado que aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, lo que puede aliviar la quimioterapia cerebral.


5. Manzanas


Las manzanas ayudan a combatir el cáncer


Las manzanas no son solo una de las frutas más populares, sino también una de las más nutritivas.

Cada porción es rica en fibra, potasio y vitamina C y ácido ursólico, todo lo cual puede beneficiar la recuperación del cáncer (fuente).

La fibra que se encuentra en las manzanas puede promover la regularidad y mantener las cosas en movimiento a través del tracto digestivo (fuente confiable 19).

El potasio afecta el equilibrio de líquidos y puede ayudar a prevenir la retención de líquidos, un efecto secundario común de algunos tipos de quimioterapia (fuente confiable 20, fuente confiable 21).

Por último, la vitamina C actúa como antioxidante para apoyar la función inmune y combatir el crecimiento de células cancerosas.

RESUMEN:
Las manzanas son ricas en fibra, potasio y vitamina C. Por lo tanto, pueden ayudar a promover la regularidad, reducir la retención de líquidos y apoyar la salud inmunológica.


6. limones


Conocidos por su sabor agrio y su aroma cítrico característico, los limones brindan una explosión de vitaminas, minerales y antioxidantes en cada porción.

Son especialmente ricos en vitamina C, pero también contienen algo de potasio, hierro y vitamina B6 (fuente).

Los estudios de probeta han encontrado que el extracto de limón puede ayudar a prevenir el crecimiento de varios tipos de células cancerosas (fuente confiable 22, fuente confiable 23).

Algunos estudios en animales también muestran que ciertos compuestos en los limones, incluido el limoneno, podrían mejorar tu estado de ánimo y combatir el estrés para combatir la depresión y la ansiedad (fuente confiable 24, fuente confiable 25).

Si bien se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos en humanos, disfrutar de limones en tus bebidas y postres favoritos como parte de una dieta saludable podría ser beneficioso.

RESUMEN:
Se ha demostrado que los limones inhiben el crecimiento de células cancerosas en estudios de probeta. También contienen compuestos que pueden mejorar tu estado de ánimo y reducir tus niveles de estrés.


7. granadas


Las granadas son deliciosas, nutritivas y rebosantes de beneficios para la salud, lo que las convierte en una excelente adición a cualquier dieta.

Al igual que otras frutas, son ricas en vitamina C y fibra, pero también contienen mucha vitamina K, ácido fólico y potasio (fuente).

Además, algunas investigaciones han encontrado que comer granadas puede mejorar tu memoria, lo que podría ayudar a las personas afectadas por deficiencias en el enfoque o la concentración causadas por la quimioterapia (fuente confiable 26).

Un estudio en 28 personas mostró que beber 8 onzas (237 ml) de jugo de granada diariamente durante 4 semanas condujo a una mayor actividad cerebral y una mejor memoria (fuente confiable 27).

Además, los estudios en animales han encontrado que las granadas pueden ayudar a reducir el dolor en las articulaciones, otro efecto secundario común de los tratamientos contra el cáncer como la quimioterapia (fuente confiable 28, fuente confiable 29, fuente confiable 30).

RESUMEN:
Las granadas pueden ayudar a mejorar la memoria y reducir el dolor en las articulaciones, los cuales son efectos secundarios comunes del tratamiento del cáncer.


8. moras


Las moras son un tipo de fruta colorida de la misma familia que los higos y la fruta del pan.

Se han utilizado para tratar el cáncer en muchas formas tradicionales de medicina, y la investigación emergente ha comenzado a confirmar sus posibles efectos para combatir el cáncer (fuente confiable 31, fuente confiable 32).

Las moras son una de las pocas frutas ricas en vitamina C y hierro, que pueden ayudar a proteger contra la anemia causada por los tratamientos contra el cáncer (fuente).

También son ricos en un tipo de fibra vegetal conocida como ligninas, que se ha demostrado que mejora la función inmune y mata las células cancerosas en estudios de probeta (fuente confiable 33).

Se necesitan estudios adicionales para evaluar si comer moras en cantidades normales puede ser beneficioso durante y después del tratamiento del cáncer.

RESUMEN:
Las moras son ricas en vitamina C y hierro, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de anemia. También contienen ligninas, que pueden aumentar la función inmune y poseer propiedades anticancerígenas.


9. peras

Las peras son versátiles, llenas de sabor y fáciles de disfrutar como parte de una dieta saludable.

También son altamente nutritivos, ya que proporcionan una gran cantidad de fibra, cobre, vitamina C y vitamina K en cada porción (fuente).

El cobre, en particular, desempeña un papel central en la función inmune y reduce la susceptibilidad de tu cuerpo a las infecciones, lo que puede ser beneficioso durante el tratamiento del cáncer (fuente confiable 34).

Al igual que otras frutas, las peras pueden contener poderosos compuestos para combatir el cáncer.

De hecho, un estudio en más de 478,000 personas mostró que una mayor ingesta de manzanas y peras se asociaba con un menor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón (fuente confiable 35).

Las antocianinas, un tipo de pigmento vegetal que se encuentra en las peras, también se han relacionado con la disminución del crecimiento del cáncer y la formación de tumores en estudios de probeta (fuente confiable 36, fuente confiable 37).

RESUMEN:
Las peras son ricas en cobre y contienen antocianinas, que se ha demostrado que reducen el crecimiento del cáncer en estudios de probeta.


10. fresas


Las fresas aportan nutrientes que combaten el cáncer


Gracias a su sabor fresco y dulce, las fresas son las favoritas entre los amantes de las frutas.

Son ricos en vitamina C, ácido fólico, manganeso y potasio, junto con compuestos antioxidantes como la pelargonidina (fuente).

Además de presumir de un impresionante perfil de nutrientes, las fresas pueden ofrecer varios beneficios específicos para la recuperación del cáncer.

Primero, las fresas maduras son suaves, lo que las hace adecuadas para personas con dificultades leves para tragar (fuente).

Además, un estudio en animales mostró que la administración de fresas liofilizadas a los hámsters con cáncer oral ayudó a reducir la formación de tumores (fuente confiable 38).

Otro estudio en ratones encontró que el extracto de fresa ayudó a eliminar las células de cáncer de seno y a bloquear el crecimiento tumoral (fuente confiable 39).

Dicho esto, se necesitan estudios de alta calidad para determinar si las fresas exhiben efectos anticancerígenos en humanos cuando se comen como parte de una dieta saludable.

RESUMEN:
Las fresas son ricas en antioxidantes y pueden ayudar a disminuir el crecimiento de células cancerosas. Las bayas maduras también son suaves, lo que las convierte en una buena opción para las personas con dificultades para tragar.


11. cerezas


Las cerezas son un tipo de fruta de hueso que pertenece al mismo género que los duraznos, ciruelas y albaricoques.

Cada porción de cerezas proporciona una dosis abundante de vitamina C, potasio y cobre (fuente).

Estas pequeñas frutas también son una buena fuente de antioxidantes como el betacaroteno, la luteína y la zeaxantina, todo lo cual puede beneficiar tu salud (fuente confiable 40).

Muchos estudios han encontrado que los antioxidantes que se encuentran en las cerezas podrían ayudar a retrasar el crecimiento de las células cancerosas.

Por ejemplo, un estudio de probeta mostró que el extracto de cereza mató y detuvo la propagación de las células de cáncer de mama (fuente confiable 41).

Otro estudio en animales observó hallazgos similares, señalando que ciertos compuestos encontrados en las cerezas agrias redujeron el crecimiento de células de cáncer de colon en ratones (fuente confiable 42).

Sin embargo, estos estudios analizaron los efectos de extractos de cereza altamente concentrados. Se necesita investigación adicional para evaluar si estos hallazgos también se aplican a los humanos cuando las cerezas se comen en cantidades normales.

RESUMEN:
Las cerezas son ricas en antioxidantes y se ha demostrado que disminuyen el crecimiento de las células cancerosas en estudios de laboratorio y en animales.



12. Zarzarmoras


Las zarzamoras son un tipo de baya notable por su sabor dulce, aunque ligeramente amargo, y su tono morado intenso.

Esta popular fruta es rica en vitamina C, manganeso y vitamina K (fuente).

Las zarzamoras también contienen una variedad de antioxidantes, que incluyen ácido elágico, ácido gálico y ácido clorogénico (fuente confiable 43).

Según algunas investigaciones, comer este tipo de bayas puede ayudar a proteger contra el daño del ADN, neutralizar compuestos dañinos llamados radicales libres y retrasar el crecimiento y la propagación de las células cancerosas (Fuente Confiable 44).

Otros estudios en probeta y en animales sugieren que las zarzamoras pueden preservar la salud del cerebro y mejorar la memoria, evitando potencialmente ciertos efectos secundarios de la quimioterapia (fuente confiable 45, fuente confiable 46, fuente confiable 47).

Sin embargo, se necesitan más estudios para determinar si las zarzamoras ofrecen beneficios similares en humanos.

RESUMEN:
Las moras son ricas en antioxidantes que pueden ayudar a proteger contra el cáncer. Los estudios en probeta y en animales muestran que también pueden promover la salud del cerebro, lo que podría prevenir ciertos efectos secundarios del tratamiento del cáncer.


Para resumir todo lo anterior con relación al tratamiento contar el cáncer y el consumo de frutas


Comer ciertas frutas puede afectar significativamente tu salud, especialmente durante y después del tratamiento contra el cáncer.

Muchas frutas proporcionan antioxidantes para ayudar a combatir el crecimiento de las células cancerosas e incluso pueden ofrecer otros beneficios para la salud para ayudar a aliviar ciertos efectos secundarios del tratamiento.

Disfrutar estas frutas saludables en combinación con una dieta completa puede hacer que te sientas mejor y que comiences en el camino hacia la recuperación.

Para contribuir al tratamiento contra el cáncer y/o para evitar que se manifieste, se debe evitar el consumo de grasas trans, aumentar el consumo de vitaminas antioxidantes como la C y la A, y hacer ejercicio para mejorar la captación de oxígeno en nuestro cuerpo, y así hacer más difícil que algún tumor se desarrollo.

Video donde explico todo sobre las frutas que debes comer para combatir el cáncer







¿Tienes algo que decir sobre este artículo? Compártelo con nosotros en:

siguenos en facebook sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en Twitter

Artículos relacionados

Tratamiento contra el cáncer: 12 frutas beneficiosas para comer durante y después
4/ 5
Oleh