Consejos para el cuidado de los dientes y diseño de sonrisa


Son muchos los procedimientos dentales diseñados en pro de una sonrisa perfecta. Blanqueamientos, carillas e incluso cirugías, forman parte del "menú" que nos ofrece el mercado. Pero la base de todo esto es una buena higiene oral.

Si bien cada vez son más las personas interesadas en un diseño de sonrisa, las estadísticas concernientes a higiene oral arrojan datos muy interesantes sobre los hábitos de las personas, pues a pesar de que el blanqueamiento es por estos días uno de los procedimientos más solicitados, en la práctica, la mayoría de las personas no hacen lo mínimo para evitar las manchas en los dientes y otros problemas comunes.

La higiene oral está determinada por los hábitos cotidianos de limpieza. Por eso, lo recomendado es cepillar los dientes mínimo tres veces al día usando ceda dental antes de cepillarlos, y usar enjuague bucal luego del cepillado.

GRANDES DOLORES.

Se supone que los dientes tienen cuatro capas, de las cuales, el cepillo solo alcanza a limpiar dos, razón que por si sola explica la necesidad de la seda dental para evitar la formación de sarro y de paso, la inflamación de las encías. Por supuesto la consulta oportuna al odontólogo y los controles también son importantes, pues evitarán que los males pequeños se conviertan en grandes dolores.



Esto último suele suceder con mucha facilidad, pues al no limpiarnos adecuadamente echamos a andar un proceso corrosivo. Cuando hacemos un cepillado precario, por ejemplo, no estamos retirando la placa bacteriana, capa que se forma al rededor de los dientes, y es entonces cuando el terreno se hace fértil para la caries.

Esta placa es rica en nutrientes para todas las bacterias que habitan en nuestra boca, y cuando estas se alimentan, producen unas condiciones de acidez ideales para la inflamación de las encías, halitosis y enfermedades como la periodontal, responsable de la pérdida de los dientes.

Además, si comemos muchos dulces, esa acidez puede hacerse más fructífera, pues es fácil que queden restos de éstos en los dientes. También son poco recomendados alimentos duros como las costillas de carnes o el hielo, ya que la "evolución" a preparado nuestra mordida para texturas más suaves.

UNA LISTA LARGA DE "CONTRAS".

El caso es que vale la pena dedicarle a nuestra sonrisa más tiempo y atención en cuanto a rituales de limpieza, pues los beneficios de una buena higiene oral son innumerables.

En lo nutricional, por ejemplo, es indispensable contar con la dentadura completa, pues no gratuitamente tenemos el número de dientes que tenemos, y se hace necesario cada uno de ellos para disfrutar de un correcto proceso de masticación y trituración. De lo contrario, nos arriesgamos a desarrollar problemas digestivos a futuro, pues los ácidos estomacales se ven obligados a trabajar de más para equilibrar esa carencia.

También hay una lista larga de enfermedades posibles cuando no tenemos una buena higiene. De hecho, uno de los aspectos que más deben cuidar personas en riesgo, como mujeres embarazadas o pacientes con enfermedades crónicas, es su salud oral.

Al entrar todo lo que ingerimos por la boca, es obvio que este sea un espacio propicio para la proliferación de infecciones, y lo que sería tratado con "normalidad" en la mayoría, en estas personas puede desencadenar problemas diferentes.

En el caso de los diabéticos; un paciente con problemas de azúcar en la sangre no tiene un proceso de cicatrización normal, y cuando se deja coger ventaja para atender sus dientes, es probable que un procedimiento elemental como la extracción de una pieza dental termine en una infección.

¿DE VERDAD ES NECESARIO UN DISEÑO?

En los tiempos en los que vivimos es clave mostrar una sonrisa linda; todos sabemos que las exigencias sociales y laborales dependen en gran medida de la presentación personal. Desde obtener un trabajo hasta lograr entablar una relación amorosa puede ser mucho más fácil con unos dientes sanos, blancos y derechos.

Los ojos son las ventanas del alma, pero los dientes se encargan de abrir o cerrar puertas en más de una ocasión. Y como varios de los problemas estéticos existentes se dan por cuenta de la genética, la ciencia ha llegado a un punto en que casi cualquier sonrisa puede convertirse en un plus.

Por ejemplo, no todos saben que el color de los dientes es una cuestión tan determinada por los genes como lo es el de los ojos, la piel o el cabello. Y es una de las razones por las cuales el blanqueamiento dental es una opción muy utilizada.

Muchos creen que acceder a un diseño de sonrisa o a un blanqueamiento necesariamente implica hacerse los tratamientos "que todo el mundo se hace". No obstante, las decisiones tomadas por el especialista se basarán únicamente en las necesidades del paciente.

Todos los tratamientos son personales, esto es importante que la gente lo sepa. Hay quienes necesitan simplemente aclarar el color de sus dientes, pues es muy común que los tengan pigmentados o manchados, o que no les guste el color con el que nacieron, y en estos casos es imposible que puedan disfrutar de su sonrisa. Pero hay otras personas con otras necesidades, así que el asunto es muy subjetivo.

ASÍ SE PONEN BLANCOS:

Hoy en día la técnica para alterar el color es una de las más buscadas en la lista de tratamientos estéticos dentales. Es relativamente fácil de realizar, pero es indispensable acudir a un odontólogo especialista en la técnica y a un lugar que ofrezca todo el aval médico necesario, incluyendo la seguridad sobre los materiales que se usarán para hacerlo.

El procedimiento tiene una duración aproximadamente de dos a tres semanas, tiempo en el que se aplicará una mezcla de peróxido de hidrógeno y de carbamida, componentes con excelentes resultados sin dañar al diente o su esmalte. No hay muchas contraindicaciones, solo puede esperarse un poco de sensibilidad mientras el tratamiento termina.

Además se debe ser muy juicioso en este tiempo, pues a las sesiones realizadas en el consultorio (sin lámpara ni láser) se le suma el uso de unas cubetas que deben colocarse en casa, durante la noche.

Por supuesto, mientras dura el proceso debe evitarse el consumo de bebidas oscuras, fumar o abusar de los dulces. Y no puede ser practicado a menores de 17 años.

Para mantener los resultados es necesaria una cita de control una vez al año; de lo contrario, el color original podría tomarse nuevamente los dientes después de dos años y medio. El blanqueamiento no es un proceso definitivo y su éxito dependerá en buena parte de los cuidados individuales y del mantenimiento.

Otro tratamiento muy popular son las carillas. Estas son finas capas de porcelana o resina que se usan para cubrir toda la superficie del diente cuando el proceso de blanqueamiento no puede disolver manchas de color, y también cuando requiere corregirse la forma o el tamaño. Se pegan con un adhesivo especial y tan fuerte, que una vez puestas es imposible retirarlas sin romperlas.

Las que están hechas en porcelana son altamente estéticas y resistentes. Tienen una durabilidad de 15 a 20 años y no cambian de color ni siquiera con un alto consumo de bebidas oscuras. Las de resina se pueden fracturar más fácilmente, duran máximo cinco años, cambian de color y requieren de mucho mantenimiento.

De todas maneras, son una buena opción sin mayores requerimientos. Por supuesto, los dientes deben prepararse antes de ponerlas para que los materiales se adapten bien, y en este proceso uno de los pasos necesarios es "rebajarlos" levemente en su parte frontal. Luego se toma una medida muy precisa con silicona y con base en esta se fabrican las carillas. El siguiente paso es la prueba de adaptación y si resulta, se procede a pegar la carilla.

"esta herramienta estética no es recomendada para personas con bruxismo".

TRES PASOS HACIA LA SONRISA PERFECTA.

Es necesario reiterar que antes de someterse a cualquier procedimiento de diseño de sonrisa son las necesidades del paciente las que priman a criterio médico. Cada caso se basará en tres premisas básicas para lograr una sonrisa llamativa, aunque siempre se parte de una muy importante: la salud oral.

1. Es imposible comenzar el procedimiento si hay caries o encías inflamadas. Por eso el primer paso es tratar esos problemas.

2. Luego se analiza la función que tengan el maxilar superior y el inferior; si esta no es adecuada, será necesario un tratamiento de ortodoncia.

3. Hoy en día la ortodoncia puede hacerse con brackets por delante, por detrás o con unas placas transparentes. Estás últimas se fabrican con una nueva tecnología, en la cual, a través de un sistema de tomografía computarizada en 3D, puede verse como quedarán los dientes. Una vez corregidas la función y la higiene oral, puede pasarse al terreno estético para mejorar el color, el tamaño y la forma de los dientes, usando cualquiera de los procedimientos que ofrecen los especialistas.

"Según estudios, el estrés aumenta la posibilidad de sufrir caries en los dientes".

Artículos de interés

0 Comentarios

MUY IMPORTANTE: a través de los comentarios solamente se resuelven dudas concretas en base a lo leído en los artículos publicados. No se plantean dietas ni rutinas específicas para cada quien, ya que para ello y otras cosas relacionadas están las asesorías personalizadas, mismas que tienen un costo.

Revisa tu ortografía antes de publicar y No escribas todo el texto en mayúscula. Forma parte de nuestros seguidores para que tu comentario sea contestado en el menor tiempo posible.

Recomendación: "copiar" el comentario una vez escrito, antes de dar click en"publicar", en caso de que no funcione el envío la primera vez. El registro a través de celulares o tablets pueda no funcionar. Lo recomendado es registrarse a través de un PC. Registrase como seguidor (a) público (a).

Recibe actualizaciones en tu e-mail


Recibe artículos recientes en tu correo

BlogCatalog BlogESfera. Directorio de Blogs Hispanos votar Bitacoras.com

Síguenos en Facebook