Dolor de cabeza y mareos al consumir cosas dulces

Personas que sienten dolor de cabeza al comer postres y dulces

El dolor de cabeza que se genera cuando se consumen comidas o bebidas dulces o muy dulces, se da por distintas razones, muchas de las cuales se pueden evitar fácilmente siguiendo algunas recomendaciones. Así que lee muy bien la información que explicaré aquí, para que ese molesto y agobiante dolor de cabeza desparezca o al menos aminore su intensidad.

Bueno, de hecho algunas personas también pueden experimentar otras molestias como náuseas y ganas de vomitar cuando por ejemplo realizan dietas super estrictas de restricción calórica improvisada, y de pronto de repente comen alguna golosina o postre.

Los picos de glucosa que generan los carbohidratos simples malos son la principal causa del dolor de cabeza


Uno de los motivos por el cual se siente dolor de cabeza y muchas veces mareos después de consumir y/o beber algo dulce o muy dulce, se debe a que todo lo que tenga un sabor dulce está compuesto por carbohidratos simples, o azúcares simples que en el caso vienen siendo lo mismo.

Esto suele ocasionar en la mayoría de los casos picos glucémicos, sobre todo cuando la dieta que lleva a cabo la persona es muy improvisada y extremadamente baja en calorías, y más aun cuando esta persona no realiza ejercicio de forma constante.

Entre más simple sea un carbohidrato, es decir entre menos y más "débiles" sean los enlaces de glucosa que los componen, más dulce su sabor será. Entre más dulce, o sea entre más simple sea un carbohidrato más fácil y rápida será su absorción, siendo ésta casi que instantánea por venir en su forma más simple en la mayoría de los casos, no teniendo que pasar a través de todo el proceso digestivo para poder ser degradado y asimilado, y por esta razón el mareo y posible dolor de cabeza se sienten casi que de forma inmediata y "explosiva".

De ahí que en su mayoría, estos carbohidratos simples pasan directamente a la sangre, y por lo mismo el dolor de cabeza y/o los mareos son casi que instantáneos en la gran mayoría de las personas, simplemente porque ocurre una saturación casi que súbita a nivel del plasma sanguíneo, lo cual vuelve más dificultosa la irrigación sanguínea y suele a la vez presentarse mayor presión sobre las paredes arteriales.

Además en la mayoría de los casos el organismo de la persona no alcanza a secretar suficiente insulina para "deshacerse" de toda esta glucosa sanguínea de forma igualmente súbita.

El consumo excesivo y repentino de glucosa causa que ese agobiante dolor de cabeza, entre otras molestias


Lo anterior es un claro factor de los mareos y posteriores dolores de cabeza, porque si el plasma sanguíneo se satura demasiado (más aun si lo hace de una forma repentina) porque hemos comido o bebidos cosas demasiado dulce en grandes cantidades (aunque en algunas personas se suelen presentar aun cuando se consumen en pequeñas cantidades), pues al estar un tanto dificultosa la circulación sanguínea no llegará oxígeno en buenas cantidades a las distintas células, sobre todo a las del cerebro, teniendo en cuenta que estas arterias craneales son muy sensibles y que la sangre ejercerá más presión sobre sus paredes.

Hasta aquí podríamos destacar los factores principales del dolor de cabeza y las sensaciones de mareos causadas por este exceso de azúcar. La primera viene a ser la dificultosa circulación sanguínea por culpa de un plasma sanguíneo saturado (mucha glucosa y poca agua) lo cual ejerce mayor presión sobre las arterias craneales.

La segunda viene a ser la menor cantidad de oxígeno que puede ser transportado a esta importante parte de nuestro cuerpo y los órganos que la componen, principalmente hablando de nuestro cerebro.

El problema más constante es cuando nuestro cerebro no requiere de tanta glucosa. Porque si bien cuando estamos leyendo, estudiando o practicando algún deporte nuestro cerebro consume mucha glucosa y por ende requiere de la misma en cantidades constantes.

Al estar en períodos de reposo realmente no se requiere tanto de este azúcar simple y por esta razón es que cuando se come algo dulce en estado de reposo o de poca demanda energética, los dolores de cabeza son súbitos e intensos. Y muchas personas pueden experimentar mareos, náuseas y ganas de vomitar.

Las frutas dulces también podrían hacerte marear y doler la cabeza


Cabe resaltar que la lactosa, la fructosa, entre otros disacáridos, terminan siendo convertidos en glucosa en el proceso digestivo (principalmente por las células epiteliales del intestino delgado) para su posterior absorción y asimilación.

Lo diferente en cuanto a la fructosa, por ejemplo, es que ésta si debe pasar por un proceso digestivo de "selección", por así decirlo, así que el cuerpo puede alcanzar a regularla. Aunque su exceso, o sea el consumir muchas frutas dulces de una sola también puede provocar dolores de cabeza.

La anterior es una de las principales razones por lo cual los médicos "restringen" los carbohidratos simples a las personas diabéticas, aún tratándose de frutas (por lo menos las frutas del tipo dulce como el banano, manzana roja, entre otras), porque la fructosa también se puede convertir a glucosa.

Las frutas consumidas en exceso por unidad de tiempo también generan aportes grandes de glucosa que se irán casi que directamente a la sangre alterando la presión osmótica de la misma, y a su vez incrementando en valores anormalmente altos el índice glucémico.

Esto entonces "dispara" la secreción de insulina, y si este consumo de cosas muy dulces se vuelve algo de todos los días, entonces el páncreas dejará de producir insulina en tan altas cantidades porque sucede algo así como si este órgano se "cansara" o se "aburriera" de tener que trabajar tanto, y por lo mismo suele presentarse la diabetes insulino-dependiente.

El dolor de cabeza por comer o beber cosas dulces y su relación con la resistencia a la insulina


Cuando una persona come algo dulce o toma una bebida azucarada en exceso y suele sentir dolor de cabeza y mareos, en algunos casos simplemente puede indicar una resistencia a la insulina por parte de las células, o sea que éstas no responden a esta hormona.

Es como si cambiaran la cerradura y esta llave hormona ya no sirviera para poder permitir la entrada de glucosa. Es algo así como si la insulina no pudiera ser reconocida por las células y entonces la glucosa no pudiera ingresar a ellas por lo cual quedaría circulando a través del plasma sanguíneo, por lo que se presentan mareos, dolores de cabeza, mala circulación sanguínea, etc.

Esta condición se puede mejorar con la práctica constante de ejercicio físico y algunas modificaciones en la dieta.

Entonces queda claro que el consumo de cosas muy dulces cuando se presenta resistencia a la insulina está contraindicado, o de lo contrario sí que se podría llegar a padecer diabetes por deficiencia en la producción de insulina.

Y también debe quedar claro que el consumo constante y diario de alimentos y/o bebidas muy dulces puede provocar diabetes (no obstante, se desconoce si el consumo brutal y excesivo de frutas puede desencadenar en este aspecto patológico).

La fisiología detrás de estos molestos dolores de cabeza azucarados


Cuando nuestro plasma sanguíneo llega a tener una cantidad anormal elevada de cierto soluto, en este caso la glucosa (también pueden ser la sal de cocina, el alcohol, etc.), el plasma sanguíneo pasa de ser normotónico (presión osmótica en valores constantes, en donde los eritrocitos intercambian agua con el plasma sin ganar ni perder este preciado líquido) a volverse hipertónico, en relación con los eritrocitos (glóbulos rojos).

Las golosinas causan mareos y dolor de cabeza en las personas

Entonces, ¿qué sucede con los eritrocitos cuando hay este exceso de soluto en plasma sanguíneo, en este caso glucosa? Para diluir dicho plasma hipertónico y tratar de equilibrarlo, los eritrocitos ceden parte de su agua, lo que quiere decir que sufren un grado de deshidratación al mismo tiempo que físicamente se "arrugan", proceso comúnmente conocido como plasmólisis.

O sea que el consumo de alimentos o bebidas dulces de manera excesiva y constante no solamente causa dolores de cabeza y mareos por saturación (exceso de glucosa y poca agua relativa en el plasma sanguíneo) sino también porque muchos eritrocitos (glóbulos rojos) se arrugan demasiado y por ende dejan de funcionar (aunque sea temporalmente), o sea que se disminuye el transporte de oxígeno a las células.

O sea, se sufre por parte y parte, es decir por la pérdida de agua sufrida por parte de los glóbulos rojos para intentar contrarrestar este plasma sanguíneo hipertónico, como por el hecho de haber demasiadas moléculas de glucosa en la sangre haciendo que se torne más y más viscoso el plasma, lo cual dificulta su circulación y a la vez se ejerce mayor presión sobre todas las paredes arteriales.

Y como ya mencioné, las arterias craneales y por supuesto las arterias cerebrales son demasiado sensibles a los cambios homeostáticos, o sea todo lo que pueda afectar su armonioso equilibrio funcional. De ahí entonces los inevitables y casi que súbitos mareos y/o dolores de cabeza que se pueden presentar luego de ingerir alguna cosa demasiado dulce.

¿Qué pasa entonces cuando hay deshidratación en general? (mareos y a veces dolores de cabeza inevitables)



Resulta que la deshidratación, bien sea por medio de la pérdida de agua por parte de los eritrocitos para diluir un plasma sanguíneo hipertónico, o producto de un aumento en la temperatura corporal y a la vez poco o nulo consumo de agua, genera que se presente cierto grado de "policitemia", teniendo en cuenta que aunque este término significa un aumento exagerado en la producción de glóbulos rojos (eritrocitos), en este caso vendría siendo una disminución de agua que incrementa la relación entre la cantidad de glóbulos rojos ya existentes (que se mantiene igual) contra la de agua (que disminuye).

Los postres también causan dolor de cabeza y mareos

Desde otro punto de vista se podría decir que hay más cantidad de eritrocitos (aunque en este caso estén arrugados por la deshidratación) que de solvente (agua en el plasma sanguíneo). Esto aumenta la presión arterial y por ende se genera mareo y probablemente dolor de cabeza.

A esto agregando la cantidad de glucosa tan exagerada que se ingirió por cantidad de tiempo, aumenta más aún la presión arterial generando no sólo el dolor de cabeza sino también los mareos, precisamente porque no hay mucha sangre que circule (o de hecho la hay, pero hay tanto soluto-glucosa que no permite su paso rápido y adecuado) hacia las arterias de nuestro cerebro y otras arterias que son muy delicadas o muy susceptibles a los pequeños cambios de presión que se pueden generar.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES. COMPARTE EL ARTÍCULO Y HAZ TU COMENTARIO

¿Tienes algo que decir sobre este artículo? Compártelo con nosotros en:

siguenos en facebook sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en Twitter siguenos en Google+

Entradas populares de este blog

Rutina de ejercicios en el gimnasio para mujeres

Rutina de pesas para hombres ectomorfos, delgados o flacos

¿Qué proteínas deben tomar las mujeres para ganar masa muscular?

Ganas de vomitar al hacer ejercicio físico

¿Por qué se acaban las pompis, pompas, cola, glúteos o nalgas?

BiPro proteína de UPN: análisis, características, opiniones, review

¿Proteínas zero carbs para ganar masa muscular?

Consejos para aumentar masa muscular para personas delgadas

¿Inyectarme complejo b me hará ganar masa muscular?