Leyes biológicas que rigen los procesos de recuperación durante y después de hacer ejercicio

En nuestro diario vivir, siempre estamos en una constante alternación entre actividad física o mental y descanso, trabajo-recuperación. Un ejemplo más interno compromete a nuestro corazón, fichado por muchos como una órgano o "bomba" infatigable, el cual basa su recuperación en una actividad alternada de trabajo (sístole-contracción) y reposo (diástole-recuperación). En un día, el corazón en promedio es capaz de contraerse 100mil veces. Es posible que nuestro corazón pueda latir este gran número de veces en un día debido a que la fase de relajación ventricular (recuperación), dura un tiempo mayor en comparación a la fase de tensión ventricular (contracción). De lo contrario, los infartos de miocardio serían muy comunes desde edades tempranas en la mayoría de la población.

Existen tres leyes biológicas que rigen los procesos de recuperación después y durante la práctica de algún tipo de ejercicio:

Primera Ley: La velocidad con la que transcurren los procesos de recuperación se encuentra en relación directa con la potencia del trabajo realizado. Entre más alta se la potencia del ejercicio, menos tiempo dura su ejecución y más rápido transcurren los procesos de recuperación. Por ejemplo, la recuperación después después de hacer un ejercicio de gimnasio de press de banca o sentadilla, en una serie del 50-60% de 1MR, puede durar unos cuantos minutos, mientras que si una personas decide correr una maratón, el proceso de recuperación podría llegar a tardar varios días.



Segunda Ley: La recuperación de las diferentes funciones ocurre en tiempos diferentes, es decir, la recuperación presenta un carácter heterocrónico. Por ejemplo, cuando se gastan casi que completamente las reservas de glucógeno y glucosa durante un trabajo prolongado, como por ejemplo en las rutinas de gimnasio que requieren la ejecución de un mayor número de series y un menor tiempo de descanso entre las mismas, durante la fase de recuperación primero se recuperará el glucógeno muscular, luego la glucosa sanguínea y por último el glucógeno hepático.

La frecuencia cardíaca se recupera de una manera más rápida que el pH sanguíneo, en el caso de acumulaciones excesivas de ácidos láctico y/o cuerpos cetónicos. La recuperación de los fosfágenos ocurre antes que la eliminación del ácido láctico, etc.



Tercera Ley: En relación a ciertos sustratos energéticos, se puede detectar que durante el período de recuperación, el nivel de los mismos sobrepasa los niveles que se pueden presentar en condiciones de reposo. A esta fase se le denomina "fase de supercompensación". Esta fase se observa principalmente en lo relacionado con el glucógeno muscular, debido a que por la estimulación de las cargas, por ejemplo, el tejido muscular esquelético pueden llegar a aumentar gradualmente su capacidad para almacenar glucógeno.

RESUMEN DE TODO LO ANTERIOR:



Podríamos decir que la tercera ley no siempre se aplica, debido a que si se usara el ejercicio físico para la reducción peso en grasa sería totalmente ineficaz. Pero por lo mismo, hay que recalcar que toda la materia prima usada para generar energía (ATP, PC, glucógeno, glucosa) se recupera completamente y a veces más allá (supercompensación) de los niveles previos a la práctica de ejercicio, exceptuando las grasas (ácidos grasos).

También cabe mencionar que no todo lo que es recuperado sufre el proceso de "supercompensación", por lo ésto cual actúa principalmente sobre el glucógeno muscular y hepático, principalmente en el muscular, teniendo en cuenta el tipo de ejercicio físico que se practique.

La "recuperación" de las grasas quemadas durante el ejercicio, se presenta si las ingerimos de nuevo o sin consumiéramos un exceso de carbohidratos o de proteínas, que como sabemos son compuestos orgánicos, susceptibles a ser convertidos en grasas mediante distintos procesos bioquímicos.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES. COMPARTE EL ARTÍCULO Y HAZ TU COMENTARIO

¿Tienes algo que decir sobre este artículo? Compártelo con nosotros en:

siguenos en facebook sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en Twitter siguenos en Google+

Entradas populares de este blog

Rutina de ejercicios en el gimnasio para mujeres: pierde grasa y tonifica tus músculos

¿Qué proteínas deben tomar las mujeres para ganar masa muscular?

Rutina de pesas para hombres ectomorfos, delgados o flacos

Ganas de vomitar al hacer ejercicio físico

Dolor de cabeza y mareos al consumir cosas dulces

¿Por qué se acaban las pompis, pompas, cola, glúteos o nalgas?

Consejos para aumentar masa muscular para personas delgadas

BiPro proteína de UPN: análisis, características, opiniones, review

¿Cómo marcar el abdomen fácil, rápido y sin sufrir?

¿Es mejor tomar la proteína en leche o en agua?